"LA CONDICIÓN HUMANA" EXPOSICIÓN INDIVIDUAL EN LA SALA PARÉS DE BARCELONA

La exposición pretende ser una reflexión sobre lo humano, sobre el papel que el hombre juega en el planeta. Los cuadros sugieren al espectador una idea, no queriendo adoctrinar ni lanzar un mensaje contundente, para que éste saque sus propias conclusiones.

Hay obras que versan sobre la modificación del paisaje; en realidad son muy pocas las zonas del mundo en las que el hombre no haya modificado a su conveniencia el paisaje, estas zonas las podemos llamar paisaje natural, sin embargo todas las demás se podrían denominar paisaje humanizado, éstas son las que yo represento. Dentro de este grupo de pinturas podemos diferenciar dos tipos: aquellas en la que es evidente la destrucción y la mala conservación y otras en las que estas modificaciones han dado como resultado otro paisaje distinto al originario, pero con una belleza añadida o modificada. Es inherente al trabajo pictórico el querer buscar valores plásticos en el motivo que represento, es por eso por lo que las obras que reflejan lugares degradados por la acción del hombre contengan una belleza interna, no basada en la representación de la epidermis del modelo, sino en la indagación y reflexión buscando otros valores plásticos más profundos.


   Sierra de Esparteros
   54 x 73 cm.


    La vega de Sevilla.
   50 x 50 cm.

En estas dos pinturas, así como en las dos siguientes trato de reflejar las transformaciones que el hombre hace en el paisaje para su aprovechamiento, en algo tan primario como es la alimentación. De una necesidad nace una modificación brutal del espacio habitado, que deja de parecerse por completo al lugar que antes fue. En estas obras hay una belleza más evidente y superficial ya que además existe en ellas un cierto romanticismo añadido por el tratamiento de la luz y la atmósfera.


 Paisaje ordenado II
100 x 73 cm.


Paisaje ordenado.
89 x 89 cm.

Existen otras pinturas en las que la crítica puede ser el factor predominante, son aquellas que representan lugares muy concretos, la mirada se acerca para hacer énfasis en la degradación que sufren, en la dejadez y la indiferencia. Suelen ser lugares escondidos. Aunque debo decir que, como pintor, en ellos encuentro una plasticidad diferente, quizá más exagerada y fuerte que en los campos que he mostrado antes, dotados de una delicadeza muy romántica.


 Paisaje oculto.
73 x 50 cm.


 Paisaje oculto II.
50 x 50 cm.


Paisaje oculto III.
73 x 54 cm.


Dentro de este mismo grupo hay otras pinturas en las que lo expuesto anteriormente no es tan evidente, pero sigue existiendo. Son pinturas de formato algo mayor en las que se representan las afueras de ciudades y pueblos. Para mi las afueras o ejidos de los núcleos urbanos tienen un carácter especial de cambio, en ellas se encuentra la transición entre lo humano y lo natural, hay una especie de lucha de la naturaleza contra el hombre que genera una dicotomía entre el orden racional y lo orgánico. En ellas se enfrentan los últimos retazos de la línea recta arquitectónica con las formas arbitrarias de árboles, arbustos o la tierra. Estos lugares de cambio dan origen a obras en las que se mezclan lo poético y sensible de las primeras pinturas que he expuesto con la crudeza y fuerza expresiva de las que acabamos de ver.

 Agrociudad.
89 x 89 cm.


Paisaje del cambio II.
89 x 89 cm.

Las dos obras que presento a continuación pertenecen al grupo anterior, pero me gustaría mencionar las peculiaridades propias de cada una de ellas.

La primera la he titulada “Totem del siglo XXI” y representa una torre de repetición de señales para los teléfonos móviles. Nuestro campo se ha sembrado en los últimos años de elementos que ya no son los cultivos tradicionales, que al fin y al cabo pertenecen a lo natural; estos “elementos invasivos” crean imágenes oníricas, a veces, en las que nos parece estar en otro mundo, nos transportan. He querido, con esta pintura, hacer un paralelismo entre las estatuas grandiosas de las antiguas civilizaciones, que les servían como medio de comunicación con los dioses y las actuales maquinarias que nos sirven como medio de comunicación entre nosotros mismos, poniendo de manifiesto el antropocentrismo exacerbado de la sociedad actual. He elegido el crepúsculo porque a esa hora la luz desdibuja las formas e imprime cierto misticismo.



Totem del siglo XXI.
100 x 65 cm.

La segunda obra es una versión de esta otra anterior titulada “Entre dos mundos”, que no aparecerá en la exposición.


Entre dos mundos.
162 x 114 cm.

Entre dos mundos II.
100 x 65 cm.

Como se puede observar, el conjunto pretende ser una muestra unitaria sobre la idea de lo que mostramos y lo que escondemos, la chapa es un muro que no permite ver “nuestras vergüenzas”. Para mi estas pinturas nos hablan de la verdadera esencia del ser humano, capaz de lo mejor y de lo peor, como se viene demostrando continuamente en el acontecer de la historia.
Otra pareja de obras que aparecerán en la exposición es la que forman dos interiores de edificios en desuso, el primero es una habitación perteneciente a una antigua estación de ferrocarril y la segunda un antiguo taller de estructuras metálicas que cerró sus puertas hace pocos años. En ambas se ve como lugares que antes nos eran útiles, por diversas circunstancias como el cambio de ubicación o la crisis económica, dejaron de utilizarse y la naturaleza se está apoderando poco a poco de ellos. He aquí, de nuevo la lucha entre lo humano y lo natural.

 Retrato de tiempo.
100 x 81 cm.

Retrato de tiempo II.
100 x 73 cm.


Para terminar, esta obra de figura humana. Es una pintura más simbólica, donde el mensaje de todo lo anterior se torna en meditación sobre nuestro papel en el mundo, pregunta que se siempre se ha hecho la humanidad. En ellas se lanza una sugerencia para despertar la chispa en el espectador. Se titula “Bienvenida al mundo”.

Bienvenida al mundo.
60 x 73 cm.




























9 comentarios:

  1. La bienvenida al mundo me produce mucha pena...unas obras MARAVILLOSAS,sin más que decir.

    Mucho exito Jorge¡!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. embelesados nos quedamos mi mujer y yo viendo tus obras, dios santo jorge son magnificas, se podria decir tanto y a la vez tan poco por temor a quedar corto, mis mas sinceras felicitaciones maestro.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Enhorabuena por el trabajo realizado!!!!

    Pero me tienes que prometer que la obra Retrato de tiempo I la vuelves a realizar en un formato mayor. El tema le pide una escala mayor, no digo 1/1 pero si de unos 2 m por lo menos. Me ha encantado la composición. El juego de la luz de la puerta izquierda y de la ventana frontal es de un encanto atmosferico, como ya te he mencionado, digno para un formato mayor, para su mejor apreciación y disfrute. Piensatelo.

    Tambien me ha fascinado la obra Bienvenida al mundo. Lastima que sea la unica obra de figura. Te animo a que realices mas obras de figuras!!

    Hasta otra vez, cordiales saludos

    Víctor José Barbero Vázquez
    De Cordobilla

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Titan de la pintura,eres de lo que ya no queda en este mundo de la plastica,...tu dominio es de exuberante belleza,Ole tu muñeca maestro¡¡¡ Nos vemos por Ubrique con nuestro querido gran amigo "sorolla"UN SALUDO DE CORAZON JOSE ANTONIO HINOJOS

    ResponderEliminar
  5. Os invitamos el próximo día 11 de abril a las 20.00 horas, en el salón de actos del Instituto Gustavo Adolfo Bécquer de Sevilla en el barrio de Triana presentación y lanzamiento de la novela "Confesión" por su autor Tomás Prieto Martín y cuyo evento será presentado por Don Ginés Cirera Guiraum.

    NO FALTÉIS, GRACIAS¡¡¡¡

    www.salmorelli.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar